Por Dr. Jorge Luis Villatoro Fernández

 

¿QUÉ SON LAS CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS?

Los defectos congénitos del corazón son problemas en las estructuras del corazón que están presentes desde el nacimiento. Los defectos congénitos son un problema muy común, afectan a 8 de cada 1,000 recién nacidos. Cada año, más de 35.000 bebés nacen con defectos congénitos del corazón.

Muchos de estos defectos son condiciones simples. Algunos de ellos no necesitan ningún tratamiento o tienden a corregirse fácilmente. Algunos bebés nacen con defectos cardíacos complejos que requieren atención médica especial una vez que se diagnostica el problema.

¿CUALES PUEDEN SER LAS CAUSAS?

Pueden ser diferentes las causas que provocan algún defecto cardiaco; el factor hereditario juega un papel muy importante en algunos defectos cardíacos. Por ejemplo, un padre que tiene un defecto congénito del corazón puede ser más propenso a tener un hijo con el defecto. En raras ocasiones, más de un niño en una familia nace con un defecto cardíaco.

Los niños que tienen trastornos genéticos, como el síndrome de Down, a menudo tienen defectos congénitos del corazón. De hecho, la mitad de los bebés con síndrome de Down lo presentan, así como otros síndromes (conjunto de varias alteraciones del organismo) tienden a mayor riesgo de problemas cardíacos; lo cual obliga a que todos sean valorados por un cardiólogo pediatra.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS Y SINTOMAS DE LOS DEFECTOS CONGÉNITOS DEL CORAZÓN?

Muchos defectos congénitos del corazón causan pocos o ningún signo o síntomas. Un médico puede incluso no detectar signos de un defecto cardíaco durante un examen físico.

Estos signos o síntomas pueden incluir:

  • Respiración rápida

  • Cianosis (una coloración azulada de la piel, los labios y las uñas)

  • Fatiga (cansancio)

  • Mala circulación sanguínea

*Los defectos cardíacos congénitos no causan dolor en el pecho u otros síntomas dolorosos.

Algunos defectos cardíacos pueden causar soplos cardíacos (sonidos adicionales o inusuales que son audibles durante el latido del corazón). Los médicos pueden escuchar los soplos cardíacos utilizando un estetoscopio. Sin embargo, no todos los soplos son señales de defectos congénitos del corazón.

Los bebés que tienen defectos cardíacos congénitos pueden presentar una coloración azulada en boca, manos o pies o se cansan con facilidad mientras se alimentan y pueden no aumentar de peso o crecer como deberían.

Los niños mayores que tienen defectos cardíacos congénitos pueden cansarse con facilidad o presentar dificultad para respirar durante la actividad física.

¿CÓMO SE REALIZA EL DIAGNOSTICO?

Los cardiólogos pediátricos son médicos que se especializan en el cuidado de los bebés y los niños que tienen problemas del corazón.

Durante un examen físico, el médico pediatra hará lo siguiente:

  • Escuchar el corazón y los pulmones de su hijo con un estetoscopio

  • Buscar signos de un defecto en el corazón, como cianosis (una coloración azulada de la piel, los labios o las uñas), falta de aliento, respiración rápida, retraso en el crecimiento, o signos que sugieran alguna alteración.

Pruebas de diagnóstico

Ecocardiografía (eco) es un examen indoloro que utiliza ondas sonoras para crear una imagen en movimiento del corazón.  El Eco permite al médico ver claramente cualquier problema con la forma en que se forma el corazón o la forma en que está funcionando.

La realización de un electrocardiograma, radiografía de tórax, toma de la oxigenación presente en la sangre, y hasta la necesidad de la realización de un cateterismo cardíaco, pueden ser  parte de los estudios requeridos para realizar un mejor diagnóstico o reparar algunos defectos, todo esto según  se valore por el cardiólogo pediatra.

¿CÓMO SE TRATAN?

A pesar de que muchos de los casos de niños con defectos congénitos del corazón no necesitan tratamiento, otros si lo requieren, en los cuales los médicos proceden a reparar  los defectos congénitos del corazón con los procedimientos de cateterismo o cirugía y este será determinado por el tipo de problema con el que cuente el bebe.

 

                    Esto debe ser realizado por Cardiólogos Pediatras Certificados.