Por Dr. Christian Rodrigo Alcocer Arreguín 

El asma es una enfermedad de origen heterogéneo, multifactorial y usualmente caracterizada por inflamación crónica de la vía aérea con gran cantidad de células inflamatorias. Está caracterizado por los siguientes síntomas:

¿Quiénes están en riesgo para presentar inflamación en las vías aéreas?

Tener familiares cercanos con asma, principalmente papás o hermanos aumenta el riesgo para desarrollar asma. Si bien, existen varios factores para desarrollar asma, en la gran mayoría de los casos de asma tienen un origen alérgico, por lo que tener otras enfermedades como rinitis alérgica predispone al desarrollo de asma, aunque por otro lado, también existe el factor ambiental, en el que se tiene la exposición a ciertos alérgenos que detonan el desarrollo del asma, tales como: el polvo casero, el polen de arboles, malezas y pastos, animales, y alimentos específicos.

¿Cómo se diagnostica el asma?

El médico especialista en Alergia e Inmunología cuenta con la preparación científica suficiente y necesaria para hacer el diagnóstico y para indicar el tratamiento específico. El diagnóstico se basa en la presencia de los síntomas antes mencionados de manera recurrente y una respuesta favorable al tratamiento.

¿Cual es el mejor tratamiento para el asma?

Se deben de considerar los siguientes pasos para esperar una mejor calidad de vida en pacientes con asma:

Tratamiento de rescate y de mantenimiento

El primer paso que se debe dar ante un paciente con asma en casos de crisis o exacerbaciones es la administración de medicamentos en aerosol inhalados y en algunas ocasiones más graves por vía oral. En cuanto al tratamiento de mantenimiento, el objetivo de este, es generar un proceso antiinflamatorio en las vías aéreas de manera continua, por lo que estos tratamientos son a largo plazo y normalmente a base de medicamentos inhalados.

Identificar el alérgeno desencadenante

Como se mencionó previamente, la alergia es la principal causa del asma, por lo que se debe identificar este desencadenante que se presenta como partículas pequeñas que no vemos pero sí respiramos, y al tener contacto con ellas comienzan los síntomas. Ya sea que el paciente refiera con evidencia que ante cierta exposición genera los síntomas, o para corroborar mediante pruebas cutáneas con un panel completo de extractos de pólenes (de arboles, malezas y pastos) hongos de la humedad, ácaros del polvo, insectos y alimentos. Estas siempre deben de ser realizadas por un experto, siendo el alergólogo e inmunólogo el único que cuenta con el adiestramiento adecuado para este procedimiento. Es un procedimiento no doloroso y con resultados disponibles a los pocos minutos después de llevarse a cabo.

Inmunoterapia alérgeno específica

Ya que se tiene identificado el agente causal al cual se es alérgico, se inicia la inmunoterapia. A diferencia del manejo con medicamentos, ésta opción, es la única modalidad curativa de terapia para las enfermedades alérgicas, revirtiendo las alergias establecidas, y disminuyendo la posibilidad de desarrollar nuevas alergias o problemas a nuevos alérgenos ambientales durante la vida adulta, y todo esto logrando un control de los síntomas durante y aún años después de terminado el tratamiento.

Para conocer más del asma, diagnóstico y tratamiento adecuado acuda con el alergólogo pediatra Dr. Christian R. Alcocer A, que con gusto los ayudará a tener esa calidad de vida que esperan tener todos los niños con este problema.